Home / Notas / Entre lo humano y lo divino
Entre lo humano y lo divino
A sus 73 años el sacerdote Fernando Montes Matte acaba de llegar de África, donde visitó a su colega Felipe Berríos, y ya retomó su intenso ritmo pastoral gracias a esa voluntad férrea, adquirida en la compañía de Jesús, que le permite ejercer la rectoría de la Universidad Alberto Hurtado de Chile, organizar un retiro a sus hermanos de México, hacer rezar a los obispos de Perú y dedicar un fin de semana a los seminaristas de Rancagua para rogarles que “se arrepientan a tiempo, si no son capaces de asumir la vocación”. −Y, en su caso, ¿por qué se hizo sacerdote? –Eso pregúnteselo a Dios. Sentí muy claro el llamado desde niño y no me he arrepentido jamás. Aunque prefiere definirse como una persona de “una mediocridad bien aprovechada”, Montes es uno de los intelectuales jesuitas más destacados del país, con fama de no tener pelos en la lengua cuando su conciencia lo lleva a disentir de la jerarquía eclesiástica o de lo políticamente correcto. Para eso se preparó casi 20 años. Obtuvo el título de profesor de Estado en la Universidad Católica de Valparaíso, luego se licenció en Filosofía en Argentina y posteriormente en Teología y Sociología en la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica. También ha sido docente universitario, director de la revista Mensaje, rector del Colegio San Ignacio y comentarista religioso en Canal 13, hasta que la administración Luksic le redujo el tiempo de sus reflexiones y se despidió en cámara de los televidentes, disparando contra los realities y la banalización de la TV.

A principios de la década del 70', de vuelta en Chile tras sus estudios en Europa, se dedicó a la formación de jesuitas jóvenes. Vivió en sectores populares, donde oficiaba de padre superior, guitarrista y gran cocinero. Hoy vive con otros miembros de su congregación, en una casa junto a la universidad que dirige en pleno centro de Santiago, orgulloso de tutelar una de las dos universidades más inclusivas del país, pero preocupado por que la educación superior sea de calidad y “no se ponga de rodillas ante el mercado”

Educar sin discriminar
 –Usted ha planteado como un deber de la universidad ampliar el debate ético sobre el tipo de país que queremos.
 –Yo he sido muy crítico del sistema de educación superior porque ha aceptado pasivamente una lógica centrada en lo económico. Me impresionó, en una reunión de rectores, escuchar a un experto inglés que llegó a decir que la investigación universitaria debiera depender del Ministerio de Economía más que del de Educación. La universidad tiene como una de sus funciones ayudar al desarrollo económico, pero me parece que hoy las universidades están muy centradas en su propio financiamiento y en su relación con la empresa y descuidan el diálogo con la vida política y cultural. El problema del financiamiento es muy importante y la gratuidad un ideal que debería desde ya darse a los que son más desfavorecidos, sin embargo, eso no debe hacernos olvidar el alma de la universidad, que es ser el espacio de diálogo sobre el tipo de –Pero es un plus que para la mayoría implica un tremendo endeudamiento, porque si usted vende maní y debe millones, tiene que vender mucho maní para pagar su deuda. –Claro, pero para que haya auténtica movilidad social se tiene que dar una buena formación, de manera que exista competitividad en igualdad de condiciones y, además, hay que impedir que se destruya la familia por problemas económicos. El drama es que el crédito por lo general cubre solo una parte del arancel de las carreras. –¿en qué demandas debería profundizar y qué errores no debería cometer el movimiento estudiantil durante 2012? –Más que defender a ultranza una educación estatal, que a pesar de sus méritos también tiene defectos, deberíamos luchar con firmeza por un sistema más integrado y seriamente regulado. En cuanto a los errores, deberían evitarse paros prolongados y destrucción de instalaciones, porque eso afecta la calidad de la misma educación. Todos los que pertenecemos al mundo universitario debemos contribuir unidos en la propuesta de soluciones justas y no solo manifestarnos en las calles. Además, la calidad depende también de los estudiantes, no solo de las instituciones. El movimiento estudiantil debe proponer a sus propios miembros un esfuerzo más serio en disciplina y trabajo, para mejorar la calidad del conjunto. Una causa por la cual morir –De los 10 mandamientos, ¿cuál le parece el más importante? –Jesucristo resume los 10 mandamientos en dos: “Ama a Dios con todo tu corazón y ama al prójimo como a ti mismo”, aunque al final Jesús cambia su propia doctrina y habla de un solo mandamiento: “Ámense unos a otros como yo los he amado”, es decir, hasta morir por los otros. –¿Y podremos llegar a practicar ese mandamiento? –Aunque sea difícil, tenemos que luchar por eso. Debemos insistir en la solidaridad antes que proponer la competitividad individualista y sin cuartel en todos los niveles. –¿cuál sería, a su juicio, el principal pecado que estamos cometiendo como sociedad? –El implacable clasismo, la marginación y la injusticia con los más pobres. –en una charla a un grupo de ejecutivos cristianos, señaló que “no vale la pena vivir sin una causa por la cual morir”. ¿Qué les quiso decir exactamente? –Que hemos descuidado ciertos ideales. El ser humano necesita darle un sentido a su vida. La existencia humana es muy compleja, hay llanto, hay dolores y es muy importante que uno pueda procesar eso para que no terminemos engatusados con un auto cuatro por cuatro. Uno de los problemas de hoy es que existen valores, pero se perdió su fundamentación, en otras palabras, los ideales y los verdaderos valores que dan sentido a la vida son muy débiles. En la Iglesia, por ejemplo, uno como cura puede proponer valores, pero van a ser pura cáscara hueca y prohibición no fundamentada si se pierde el foco del evangelio. –¿Pero usted cree que la iglesia esté teniendo un diálogo franco y abierto con la sociedad? –La Iglesia debe tener el coraje de decir lo que piensa y la humildad de aprender de la evolución de la historia humana. Hay un concepto de la teología tradicional, el sensus fidelium, que significa la opinión profunda del pueblo de Dios. Por ejemplo, sobre matrimonio, probablemente un hombre casado tiene mucho que enseñarme a mí que no tengo matrimonio y yo debo cuidarme de no pontificar. La Iglesia, para ser fiel a su mensaje, debe escuchar de manera mucho más honda, sociedad y de hombre que queremos.

 –siempre se repite que la educación es un factor de movilidad social, pero hay universidades que no garantizan esa movilidad, en parte, porque hay carreras que no tienen empleo.
 –En teoría, la educación contribuye a la movilidad, pero hay casos en que es un factor de segregación. Lo esencial es que quien tenga las capacidades pueda educarse bien sin ser discriminado ni por su cuna, ni por su dinero ni por su apellido. Por eso me duele mucho que haya universidades de poca calidad para educar a los más pobres o que, por su sola ubicación física, impidan el acceso de todos. Nosotros nos hemos colocado a la salida del metro para resguardar el acceso universal de estudiantes de todos los sectores sociales y que exista un genuino pluralismo, aunque tengamos que decir que el campus deportivo de la Universidad Alberto Hurtado consiste en una mesa de ping-pong y un taca-taca. En cuanto a las carreras, el ideal es que tengan empleabilidad pero, de todas maneras, si un muchacho va a una buena universidad, aunque después venda maní, tendrá un plus importante como persona.

porque tengo la impresión de que esa opinión profunda del pueblo de Dios no está siendo suficientemente escuchada. –Pero,ademásde esta sordera,está la crisis de credibilidad por la actuación de sacerdotes como Karadima, por ejemplo… –En el triste y sonado caso de Karadima, más que el abuso sexual, lo delicado tiene que ver con el control de las conciencias, porque es muy peligroso convertir el sacerdocio, que debiera ser un gran servicio a la comunidad, en un poder. –Se suelen vincular los abusos sexuales que se producen dentro de la Iglesia con el celibato de los sacerdotes… –No quisiera aminorar nuestras culpabilidades, pero no hay que olvidar que la mayoría de los abusos se producen en el seno de las familias, es decir con gente que no es célibe. Pero obviamente que es peligroso el celibato si no es asumido con plena libertad y mucha madurez. –¿Qué opina sobre la posibilidad de ordenar mujeres sacerdotes, que es uno de los cambios propuestos por un movimiento rebelde encabezado por 400 sacerdotes de Austria y que se ha expandido a otros países de Europa? –El celibato es algo disciplinario y la Iglesia sabe que podría cambiarlo. En el caso de la ordenación de la mujer es mucho más complejo. Es cierto que la cultura nos lleva hoy día a revalorizar a la mujer, e impedir toda discriminación en su contra. Jesús tuvo una particular libertad ante la mujer, es cuestión de recordar su relación con María Magdalena, pero curiosamente eligió doce hombres como apóstoles y a ninguna mujer, teniendo discípulas que lo acompañaban. En este tema la Iglesia tiene que ser muy cuidadosa, porque debe confrontar esa necesidad de no discriminar con una tradición que se ancla en Jesucristo. Las jerarquías de Jesús –Al ver los resultados de la última encuesta, ¿por qué cree que los chilenos están teniendo una adhesión tan baja al gobierno y al principal conglomerado de oposición? –Por desgracia la política ha sido devaluada sistemáticamente en los últimos 40 años. Y los políticos aparecen muchas veces más preocupados por su interés personal, por sus partidos y coaliciones, que por el bien común. También por desgracia, los ciudadanos alentados en parte por los medios, y movidos por un individualismo cultural, estamos defendiendo los propios intereses sin visión de largo plazo y del bien común. No hay política que resista esta tendencia. –Hay un sector de la élite chilena que invoca mucho la imagen del padre Hurtado, ¿pero se hace cargo de su discurso social más radical? –El padre Hurtado (patrono de los trabajadores que fue canonizado en 2005) fundó el Hogar de Cristo, una obra notable que silenció otras facetas de su existencia. Al final de su vida dijo “la caridad comienza donde termina la justicia” y se dedicó a apoyar a los sindicatos de trabajadores. Mucha gente acepta al padre Hurtado del Hogar de Cristo, pero rechaza al de los sindicatos y la lucha por la justicia. –Cuando el obispo Goic planteó un sueldo mínimo ético, usted señaló que también debería existir un sueldo máximo ético en Chile.

 –Hace unos años un tenista pidió millones para hacer una demostración deportiva de una hora y media. En ese tiempo un trabajador con sueldo mínimo necesitaba 40 años para ganar ese dinero. Eso es agresivo. Por amistad cívica, para poder mirarnos a los ojos unos a otros, eso no puede continuar. Estoy llegando de Burundi, país con un producto bruto de 160 dólares per cápita, 100 veces menos que Chile. Una sociedad donde no hay ni un solo perro porque no hay con qué alimentarlos. Me golpea hasta lo más profundo la iniquidad que existe en el mundo.

 –¿Y no le dieron ganas de quedarse en África ayudando a superar esos dramas? –Yo sería una molestia en África, no tengo ni la edad ni la energía para eso.

 –Volvamos al país, entonces. ¿Cree que la reforma tributaria enviada por el gobierno al parlamento contribuye a reducir la iniquidad?
 –No parece que sea esa la intención primera de la reforma tributaria, sobre todo si se mira desde los más pobres del país. Se habla eufemísticamente de la clase media, pero los pobres son los grandes contribuyentes a través del IVA, y eso no se cambia.

 –¿Qué piensa de aquellos sectores pudientes del país que no están dispuestos a ceder parte de sus privilegios? ¿Es cristiano eso?
 –Sin agresividad se lo preguntaría a ellos. Quisiera que los ricos, que como dijo alguien “tienen la sartén por el mango y el mango también”, me contaran cómo se conjuga eso en su conciencia. Me duele cuando me dicen: “Padre, hablemos de los valores” y quieren limitar esos valores a la vida sexual y familiar. Creo que si no se puede llamar valor a la justicia social, ¿dónde estamos? El evangelio prácticamente no habla de moral sexual, pero sí del respeto a la persona, del respeto al pobre. Claro que a la hora del evangelio parece que todos tenemos una posibilidad de conversión y por eso yo nunca he querido excluir a nadie ni de mi amistad ni de mi palabra.
Entre lo humano y lo divino

Más notas

Galerías de sociales

Top 10

Ediciones anteriores

Agosto 2014:
Edición Revista Paula Agosto 2014
Julio 2014:
Edición Revista Paula Julio 2014
Junio 2014:
Edición Revista Paula Junio 2014
Mayo 2014:
Edición Revista Paula Mayo 2014
Abril 2014:
Edición Revista Paula Abril 2014
Marzo 2014:
Edición Revista Paula Marzo 2014
Febrero 2014:
Edición Revista Paula Febrero 2014
Enero 2014:
Edición Revista Paula enero 2014
Diciembre 2013:
Edición Revista Paula diciembre 2013
Noviembre 2013:
Edición Revista Paula noviembre 2013
Octubre 2013:
Edición Revista Paula octubre 2013
Setiembre 2013:
Edición Revista Paula Setiembre 2013
Agosto 2013:
Edición Revista Paula Agosto 2013
Julio 2013:
Edición Revista Paula Julio 2013
Junio 2013:
Edición Revista Paula Junio 2013
Mayo 2013:
Edición Revista Paula Mayo 2013
Abril 2013:
Edición Revista Paula Abril 2013
Marzo 2013:
Edición Revista Paula marzo 2013
Febrero 2013:
Edición Revista Paula febrero 2013
Enero 2013:
Edición Revista Paula enero 2013
Diciembre 2012:
Edición Revista Paula diciembre 2012
Noviembre 2012:
Edición Revista Paula noviembre 2012
Octubre 2012:
Edición Paula Novios octubre 2012
Setiembre 2012:
Edición Revista Paula setiembre 2012
Agosto 2012:
Edición Revista Paula agosto 2012
Julio 2012:
Edición Revista Paula julio 2012
Junio 2012:
Edición Revista Paula junio 2012 
Mayo 2012:
Edición Revista Paula Abril 2012 
Abril 2012:
Edición Revista Paula Abril 2012 
Marzo 2012:
Edición Revista Paula Febrero 2012 
Febrero 2012:
Edición Revista Paula Febrero 2012 
Enero 2012:
Edición Revista Paula Enero 2012
Diciembre 2011:
Edición Revista Paula Diciembre 2011
Noviembre 2011:
Edición Revista Paula Noviembre 2011
Octubre 2011:
Edición Revista Paula Octubre 2011
Setiembre 2011:
Edición Revista Paula Setiembre 2011
Agosto 2011:
Edición Revista Paula mayo 2011
Julio 2011:
Edición Revista Paula mayo 2011
Junio 2011:
Edición Revista Paula junio 2011
Mayo 2011:
Edición Revista Paula mayo 2011
Abril 2011:
Edición Revista Paula Abril 2011
Marzo 2011:
Edición Revista Paula Marzo 2011
Febrero 2011:
Edición Revista Paula Febrero 2011
Enero 2011:
Edición Revista Paula Enero 2011
Diciembre 2010:
Edición Revista Paula Diciembre 2010
Noviembre 2010:
Edición Revista Paula Noviembre 2010
Octubre 2010:
Edición Revista Paula Octubre 2010
Setiembre 2010:
Edición Revista Paula Setiembre 2010
Agosto 2010:
Edición Revista Paula Agosto 2010
Julio 2010:
Edición Revista Paula Julio 2010
Junio 2010:
Edición Revista Paula Junio 2010
Mayo 2010:
Edición Revista Paula Mayo 2010
Abril 2010:
Edición Revista Paula Abirl 2010
Marzo 2010:
Edición Revista Paula Marzo 2010
Febrero 2010:
Edición Revista Paula Febrero 2010
Enero 2010:
Edición Revista Paula Enero 2010
Diciembre 2009:
Edición Revista Paula Diciembre 2009
Noviembre 2009:
Edición Revista Paula Noviembre 2009
Octubre 2009:
Edición Revista Paula Octubre 2009
Setiembre 2009:
Edición Revista Paula Setiembre 2009
Agosto 2009:
Edición Revista Paula Agosto 2009
Julio 2009:
Edición Revista Paula Julio 2009
Junio 2009:
Edición Revista Paula Junio 2009
Mayo 2009:
Edición Revista Paula Mayo 2009
Abril 2009:
Edición Revista Paula Abril 2009
Marzo 2009 :
Edición Revista Paula Marzo 2009
Febrero 2009:
Edición Revista Paula Febrero 2009
Enero 2009:
Edición Revista Paula Enero 2009
Diciembre 2008:
Edición Revista Paula Diciembre 2008
Noviembre 2008:
Edición Revista Paula Noviembre 2008
Octubre 2008:
Edición Revista Paula Octubre 2008
Setiembre 2008:
Edición Revista Paula Setiembre 2008
Agosto 2008:
Edición Revista Paula Agosto 2008
Julio 2008:
Edición Revista Paula Julio 2008
Junio 2008:
Edición Revista Paula Junio 2008
Mayo 2008:
Edición Revista Paula Mayo 2008
Abril 2008:
Edición Revista Paula Abril 2008
Marzo 2008:
Edición Revista Paula Marzo 2008
Febrero 2008:
Edición Revista Paula Febrero 2008
Enero 2008:
Edición Revista Paula Enero 2008
Diciembre 2007:
Edición Revista Paula Diciembre 2007
Noviembre 2007:
Edición Revista Paula Noviembre 2007
Octubre 2007:
Edición Revista Paula Octubre 2007
Setiembre 2007:
Edición Revista Paula Setiembre 2007
Agosto 2007:
Edición Revista Paula Agosto 2007
Julio 2007:
Edición Revista Paula Julio 2007
Junio 2007:
Edición Revista Paula Junio 2007
Mayo 2007:
Edición Revista Paula Mayo 2007
Abril 2007:
Edición Revista Paula Abril 2007
Marzo 2007:
Edición Revista Paula Marzo 2007
Febrero 2007:
Edición Revista Paula Febrero 2007
Enero 2007:
Edición Revista Paula Enero 2007
Diciembre 2006:
Edición Revista Paula Diciembre 2006
Noviembre 2006:
Edición Revista Paula Noviembre 2006
Octubre 2006:
Edición Revista Paula Octubre 2006
Setiembre 2006:
Edición Revista Paula Setiembre 2006
Agosto 2006:
Edición Revista Paula Agosto 2006
Julio 2006:
Edición Revista Paula Julio 2006
Junio 2006:
Edición Revista Paula Junio 2006
Mayo 2006:
Edición Revista Paula Mayo 2006
Abril 2006:
Edición Revista Paula Abril 2006
Marzo 2006:
Edición Revista Paula Marzo 2006
Febrero 2006:
Edición Revista Paula Febrero 2006
Enero 2006:
Edición Revista Paula Enero 2006
Diciembre 2005:
Edición Revista Paula Diciembre 2005
Noviembre 2005:
Edición Revista Paula Noviembre 2005
Octubre 2005:
Edición Revista Paula Octubre 2005
Junio 2005:
Edición Revista Paula Junio 2005
Mayo 2005:
Edición Revista Paula Mayo 2005
Abril 2005:
Edición Revista Paula Abril 2005
Marzo 2005:
Edición Revista Paula Marzo 2005
Febrero 2005:
Edición Revista Paula Febrero 2005
Enero 2005:
Edición Revista Paula Enero 2005
Diciembre 2004:
Edición Revista Paula Diciembre 2004
Noviembre 2004:
Edición Revista Paula Noviembre 2004
Octubre 2004:
Edición Revista Paula Octubre 2004
Setiembre 2004:
Edición Revista Paula Setiembre 2004
Agosto 2004:
Edición Revista Paula Agosto 2004
Julio 2004:
Edición Revista Paula Julio 2004
Junio 2004:
Edición Revista Paula Junio 2004
Mayo 2004:
Edición Revista Paula Mayo 2004
Abril 2004:
Edición Revista Paula Abril 2004
Marzo 2004:
Edición Revista Paula Marzo 2004
Febrero 2004:
Edición Revista Paula Febrero 2004
Enero 2004:
Edición Revista Paula Enero 2004
Diciembre 2003:
Edición Revista Paula Diciembre 2003
Noviembre 2003:
Edición Revista Paula Noviembre 2003
Octubre 2003:
Edición Revista Paula Octubre 2003
Setiembre 2003:
Edición Revista Paula Setiembre 2003
Agosto 2003:
Edición Revista Paula Agosto 2003
Julio 2003:
Edición Revista Paula Julio 2003
Junio 2003:
Edición Revista Paula Junio 2003
Mayo 2003:
Edición Revista Paula Mayo 2003
Abril 2003:
Edición Revista Paula Abril 2003
Marzo 2003:
Edición Revista Paula Marzo 2003
Febrero 2003:
Edición Revista Paula Febrero 2003
Enero 2003:
Edición Revista Paula Enero 2003
Diciembre 2002:
Edición Revista Paula Diciembre 2002
Noviembre 2002:
Edición Revista Paula Noviembre 2002
Octubre 2002:
Edición Revista Paula Octubre 2002
Setiembre 2002:
Edición Revista Paula Setiembre 2002
Agosto 2002:
Edición Revista Paula Agosto 2002
Julio 2002:
Edición Revista Paula Julio 2002
Junio 2002:
Edición Revista Paula Junio 2002
Mayo 2002:
Edición Revista Paula Mayo 2002
Abril 2002:
Edición Revista Paula Abril 2002
Marzo 2002:
Edición Revista Paula Marzo 2002
Febrero 2002:
Edición Revista Paula Febrero 2002
Enero 2002:
Edición Revista Paula Agosto 2002
Diciembre 2001:
Edición Revista Paula Diciembre 2001
Noviembre 2001:
Edición Revista Paula Noviembre 2001
Octubre 2001:
Edición Revista Paula Octubre 2001
Setiembre 2001:
Edición Revista Paula Setiembre 2001

2014 / 2013 / 2012 / 2011 / 2010 / 2009 / 2008 / 2007 / 2006 / 2005 / 2004 / 2003 / 2002 / 2001 /
Ver todas las ediciones

¿Proponenos el próximo Top 10?

Proponenos un tema para que generemos juntos el próximo Top 10.

HORÓSCOPO / Leo

LEO, es el poder del deseo creativo y corresponde con el mito griego de teseo –rey de Bastos–, ...

Normas Generales de Participación

1) El País S.A. ofrece diversos ámbitos para ejercer la libertad de expresión y estimular el saludable hábito democrático del debate y la reflexión colectiva. Todos los usuarios registrados pueden participar en nuestros Comentarios, Foros, Blogs, Periodismo Ciudadano, etc., pero al hacerlo asumen responsabilidades que deben conocer y aceptar.
2) En beneficio de esas libertades que se procura promover, la Revista Paula de El País acogerá contenidos ofrecidos por los usuarios en el entendido de que quienes los remiten son responsables de ellos. Por tanto El País S.A. no es responsable por expresiones que le son ajenas y advierte que no necesariamente las comparte. Al ejercer el derecho de participar se nos exonera del compromiso de confidencialidad respecto a su identidad en caso de litigio, puesto que son los respectivos usuarios y no nosotros los responsables de sus actos. 
3) Sólo pueden participar en estos ámbitos los usuarios previamente registrados, que aceptaron nuestras normas de comportamiento.  
4) No todos los contenidos ofrecidos por los usuarios serán reproducidos; El País S.A. se reserva el derecho de escoger entre los contenidos que se le ofrezcan y de retirarlos sin dar razones
5) Ocasionalmente El País S.A. puede considerar que algún contenido (texto, fotos, videos, etc.) aportado por un usuario tiene interés suficiente para ser difundido en nuestras versiones digital e impresa, así como en sitios aliados o asociados en cuyo caso se hará referencia al autor respetando su nombre o su seudónimo. Al aceptar las presentes Normas de Participación, el usuario debe tener presente que está cediendo su derecho de uso sin costo y sin ninguna otra retribución
6) Quienes no compartan estas Normas de Participación no están autorizados a participar en la Revista Paula de El País

Normas de Comportamiento de La Revista Paula

Sin perjuicio de las advertencias formuladas en las Normas de Participación, los usuarios que opten por participar deben leer detenidamente las prohibiciones y recomendaciones que se describen.
1) No se atentará contra el derecho a la intimidad, al honor y a la propia imagen o nombre.
2) No se introducirán contenidos ofensivos o discriminatorios contra personas o grupos de ellas. Esta disposición se extiende a contenidos eventualmente considerados inmorales o pornográficos.
3) No se promoverá la violencia, el incumplimiento de normas vigentes, o el boicot contra personas, empresas o instituciones, incluyendo otros blogs.
4) No se introducirá información confidencial ni propia ni ajena y se respetarán estrictamente los derechos de autor de terceras personas, empresas o instituciones, incluyendo fotos, videos y marcas.
5) No se utilizará la Revista Paula de El País para prácticas comerciales o publicitarias.
6) Se velará por el respeto de las ideas ajenas, así como por el rigor y veracidad de los argumentos. Se contribuirá al respeto del  derecho a la libertad de expresión y de información.
7) Los usuarios tendrán la posibilidad y la obligación moral de "reportar abuso" en caso de contenidos que consideren afecta algunos de los valores que procuramos preservar por encima de las libertades que deseamos otorgar. Un contenido "denunciado" será instantáneamente descartado y enviado a nuestra Administración de Participación
8) Las decisiones de la Revista Paula de El País, incluyendo desde la supresión de un contenido hasta la expulsión de un usuario registrado, son inapelables.
9) Quienes no compartan estas Normas de Comportamiento, no están autorizados a participar en la Revista Paula de El País.