Home / Notas / Marihuana terapéutica
Marihuana terapéutica
Marihuana terapéutica
En 2012 un estudio que involucró a cuatro prestigiosas universidades –la de Heidelberg y Cologne en Alemania , las de California e Irvine en Estados Unidos, y el Italian Institute of Technology– señalaba que un componente de la marihuana había provocado una mejoría clínica significativa en 42 pacientes esquizofrénicos. La investigación, publicada en la revista académica Translation Psychiatry, decía que el cannabidiol –uno de los más de 90 componentes farmacológicos de la planta– representaba potencialmente un mecanismo nuevo en el tratamiento de la esquizofrenia, porque ejercería un efecto antipsicótico relevante.
Un año antes ya se había publicado otro estudio en la revista Clinical Pharmacology and Therapeutics que demostró que 21 pacientes con dolor crónico, que tomaban morfina como tratamiento, disminuyeron en 27% su dolor, después de cinco días inhalando cannabis vaporizado. La investigación, conducida por el oncólogo Donald Abrams de la Universidad de California en San Francisco, concluyó que la planta aumentaba los efectos analgésicos de la morfina.
Ambas investigaciones se suman a cientos de estudios desarrollados en los últimos años sobre las propiedades terapéuticas de la marihuana que han sido publicados en prestigiosas revistas académicas. Dentro de los efectos medicinales se ha concluido que los compuestos de la planta son un potente analgésico para pacientes con dolor neuropático y oncológico, potenciadores del apetito, inhibidores del vómito en pacientes sometidos a tratamientos fuertes, en el caso del cáncer o sida, además de ser útiles en el tratamiento de la espasticidad –rigidez de los músculos– en enfermos con esclerosis múltiple. Ya en 1999, un conocido informe del Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos concluyó, entre otras cosas, que el cannabis es útil para el dolor crónico. Lester Grinspoon, psiquiatra y profesor emérito de la Universidad de Harvard especializado en el tema, ha llegado a calificar a la marihuana como una wonder drug, tal como la penicilina en sus comienzos: “La marihuana hace más que calmar el dolor. Tiene propiedades antidepresivas, ayuda con el asma, es un buen somnífero, disminuye la presión intraóptica en el glaucoma, es muy útil en el tratamiento de todos los tipos de epilepsia, particularmente eficaz con los espasmos musculares y el dolor y, por lo mismo, efectivo en el tratamiento de paraplejia y cuadraplejia. Me parece que es tan versátil, que creo que eventualmente será considerada como una droga maravilla. Porque cuando uno piensa en cuántas cosas diferentes puede ser capaz de actuar, es impresionante”, señala desde su oficina en Boston, este científico de 82 años que a inicios de los 90' publicó el libro Marihuana: la medicina prohibida y se consolidó como uno de los pioneros en la defensa de la planta tras recibir, en esa década, un premio de la Fundación sobre Políticas de Drogas en Estados Unidos por sus contribuciones científicas. Además de haber fundado dos revistas académicas, publicó por lo menos 30 artículos sobre esta hierba y sus propiedades medicinales.
La atención de los investigadores hoy se centra en descubrir cuál de los principios activos de la marihuana es el ideal para potenciar los efectos terapéuticos. El foco está puesto en diferenciar el tetrahidrocarbocannabinol (THC) o el cannabidiol (CBD) e identificar cuál es más apropiado para los pacientes, puesto que el primero genera efectos psicoactivos, pero el segundo no. Así lo explica Raphael Mechoulam, profesor israelí de Química Médica de la Universidad Hebrea de Jerusalén, quien ha publicado más de 350 artículos científicos sobre el cannabis. Se le conoce como una de las máximas autoridades en investigación sobre marihuana medicinal, porque en los años 60' descubrió el principio activo THC. “El cannabis como droga terapéutica no ha sido conocida desde los años 90', sino desde hace milenios. Los avances en química y farmacología han hecho posible investigar sobre compuestos y dosis específicas, al igual que todas las drogas modernas aceptadas. Un doctor no dice ‘tome antibióticos’, sino que receta uno específico, con una dosis específica y por un tiempo específico”, comenta.


Regulación terapéutica

A partir de 1999 el uso medicinal del cannabis comenzó a regularse en muchos países, como Canadá, España, Holanda, Suiza, Alemania y República Checa. Israel, donde la marihuana es considerada ilegal y peligrosa, igual tiene un protocolo que permite a la autoridad de salud otorgar licencias a más de 10 mil personas con enfermedades como cáncer, Parkinson, esclerosis múltiple, síndrome de Tourette, sida y estrés postraumático.
En Estados Unidos está permitido su uso terapéutico en 18 estados. La administración depende de cada uno, pero en California y Washington funcionan con dispensarios locales donde solo pueden adquirir marihuana los pacientes diagnosticados con enfermedades tales como esclerosis múltiple, cáncer o HIV/sida, con el estupefaciente claramente estipulado dentro de su tratamiento a través de un certificado médico. A los enfermos se les entrega la hierba en una bolsa sellada que solo puede ser abierta en sus domicilios y lugares autorizados.


¿Y por casa?

En Uruguay el tema ha ocupado la agenda del gobierno. Tanto, que la bancada del Frente Amplio anunció el acuerdo alcanzado entre los diputados para darle vida al proyecto de ley que regulará la distribución y venta de marihuana. De este modo, se habilitará el autocultivo, los clubes de consumidores con licencia y la venta en farmacias a compradores registrados.
El proyecto de ley autoriza al Estado a asumir "el control y la regulación de actividades de importación, exportación, plantación, cultivo, cosecha, producción, adquisición, almacenamiento, comercialización y distribución de cannabis o sus derivados".
A su vez, establece que el Estado no plantará, sino que pondrá en marcha un mecanismo de otorgamiento de licencias a particulares que, a través del Instituto de regulación y control de cannabis, podrán importar semillas desde bancos ya existentes.
Para acceder a la marihuana los consumidores tendrán tres alternativas: el autocultivo personal, los clubes de membresía y la compra en las farmacias. En este último caso se permitirá adquirir un máximo por mes de 40 gramos y se garantizará el anonimato de los consumidores que deberán ser uruguayos y estar registrados.
El proyecto también incluye medidas como que las farmacias ofrezcan a los consumidores programas de desintoxicación en caso de que detecten problemas. Por otra parte, obliga a la Junta Nacional de Drogas a dirigir una campaña de educación y prevención sobre los daños que ocasiona el consumo de marihuana, e incluir su contenido en los programas dirigidos a escolares.
La finalidad no está relacionada directamente al consumo terapéutico, sino a darle batalla al narcotráfico y combatir el consumo abusivo de drogas.
Ni bien los detalles del proyecto saltaron a la luz, algunos farmacéuticos aplaudieron la medida. Otros expresaron su tajante oposición a vender marihuana en los mostradores de sus negocios. Desde la Asociación de Química y Farmacia del Uruguay se expresó que la propuesta de distribución de cannabis a través de la farmacia comunitaria “va en detrimento de la imagen de la farmacia como centro de salud y en la confianza que en ella deposita nuestra población”. Los químicos farmacéuticos destacaron que únicamente en el entendido que el cannabis sea considerado como un estupefaciente y registrado como especialidad farmacéutica ante el Ministerio de Salud, asumirán la responsabilidad de la distribución y dispensación en farmacias, la cual deberá hacerse bajo prescripción médica En este sentido, se manejó la posibilidad de incluir, como en el caso del aborto, la objeción de conciencia.
Mientras tanto, en Chile el debate por despenalizar el autocultivo para consumo personal y medicinal se ha visto impulsado tras el proyecto de modificación a la ley 20.000, basado en la revisión de más de 100 ensayos clínicos controlados. Por eso es que ya existen en países como Canadá o Alemania medicamentos hechos en base a la planta como el Sativex, un spray bucal que contiene tetrahidrocannabinol y cannabidiol, dos de los componentes activos de la planta. El mismo está indicado para aliviar los espasmos musculares de pacientes con esclerosis múltiple.


Argumentos en contra

Quienes sostienen que no hay que liberar el consumo de marihuana en cualquier situación, se basan en la falta de evidencia médica de calidad que avale su uso en medicina. Así, sus detractores señalan los riegos de intoxicación, además de los posibles trastornos conductuales o cambios psicológicos. En algunos pacientes se producen sensaciones placenteras y de euforia, asociando una disminución de la ansiedad y el estado de alerta. En otros, sin embargo, puede gatillar ansiedad, crisis de pánico o aislamiento social.
A su vez, afirman que el uso de marihuana en varones disminuye la producción de testosterona, lo que podría producir impotencia, disminución del recuento espermático y crecimiento de las glándulas mamarias, y se han reportado recién nacidos de madres consumidoras de marihuana más irritables y temblorosos.
Aunque se ha preconizado el uso de la marihuana para el dolor crónico, aún no existen estudios controlados que demuestren que la inhalación de marihuana, asociada al uso de tratamientos tradicionales, sea efectiva para combatirlo, indican.


El efecto analgésico

El dolor es una información sensorial que llega a una parte del cerebro llamada corteza somatosensorial. “Esta región es la encargada de materializar el dolor o, mejor dicho, hacer que el dolor sea dolor. Si no tuviéramos estas neuronas, independiente de que tuviéramos una lesión, no nos dolería. Nuestro cerebro toma esta información y la envía a otras áreas para su interpretación, lo cual se generará o creará la percepción de dicho dolor o sensación”, explica Fernando Sepúlveda, bioquímico del Laboratorio de Neurofisiología de la Universidad de Concepción. “La percepción es un proceso cerebral llevado a cabo íntegramente por neuronas, muchas de las cuales tienen receptores de cannabinoides”, añade. El principal mecanismo por el cual alivia el dolor, parece ser el efecto inhibitorio a nivel cerebral que los cannabinoides producen sobre neuronas de regiones como la amígdala cerebral y la corteza somatosensorial, lo que se apoya en estudios publicados en revistas académicas como The Lancet y Pain.



OTRAS PRESENTACIONES

En Holanda se venden libremente medicamentos a base de marihuana para pacientes con esclerosis múltiple, cáncer y HIV. En Estados Unidos se comercializa Cesamet, que contiene CBN sintético y es recomendado para dolores crónicos. Solo se obtiene con receta médica al igual que el Marinol, indicado para tratar las náuseas severas y los vómitos asociados a la quimioterapia aplicada a enfermos de cáncer. “Como oncólogo, cada día veo pacientes con náuseas, vómitos, pérdida de apetito, dolor, insomnio y depresión. Yo puedo recomendarles 5 o 6 fármacos distintos para tratar cada una de esas dolencias, o sugerirles que prueben cannabis que es capaz de hacerse cargo de todas ellas. Además, es un medicamento que ellos mismos pueden cultivar”, comenta Donald I. Abrams, el mismo oncólogo que realizó la investigación que demostró que el cannabidiol reducía en 27% el sufrimiento en pacientes con dolor crónico.
Marihuana terapéutica

Más notas

Galerías de sociales

Top 10

Ediciones anteriores

Noviembre 2014:
Edición Revista Paula Noviembre 2014
Octubre 2014 :
Edición Revista Paula Octubre 2014
Setiembre 2014:
Edición Revista Paula Setiembre 2014
Julio 2014:
Edición Revista Paula Julio 2014
Junio 2014:
Edición Revista Paula Junio 2014
Mayo 2014:
Edición Revista Paula Mayo 2014
Abril 2014:
Edición Revista Paula Abril 2014
Marzo 2014:
Edición Revista Paula Marzo 2014
Febrero 2014:
Edición Revista Paula Febrero 2014
Enero 2014:
Edición Revista Paula enero 2014
Diciembre 2013:
Edición Revista Paula diciembre 2013
Noviembre 2013:
Edición Revista Paula noviembre 2013
Octubre 2013:
Edición Revista Paula octubre 2013
Setiembre 2013:
Edición Revista Paula Setiembre 2013
Agosto 2013:
Edición Revista Paula Agosto 2013
Julio 2013:
Edición Revista Paula Julio 2013
Junio 2013:
Edición Revista Paula Junio 2013
Mayo 2013:
Edición Revista Paula Mayo 2013
Abril 2013:
Edición Revista Paula Abril 2013
Marzo 2013:
Edición Revista Paula marzo 2013
Febrero 2013:
Edición Revista Paula febrero 2013
Enero 2013:
Edición Revista Paula enero 2013
Diciembre 2012:
Edición Revista Paula diciembre 2012
Noviembre 2012:
Edición Revista Paula noviembre 2012
Octubre 2012:
Edición Paula Novios octubre 2012
Setiembre 2012:
Edición Revista Paula setiembre 2012
Agosto 2012:
Edición Revista Paula agosto 2012
Julio 2012:
Edición Revista Paula julio 2012
Junio 2012:
Edición Revista Paula junio 2012 
Mayo 2012:
Edición Revista Paula Abril 2012 
Abril 2012:
Edición Revista Paula Abril 2012 
Marzo 2012:
Edición Revista Paula Febrero 2012 
Febrero 2012:
Edición Revista Paula Febrero 2012 
Enero 2012:
Edición Revista Paula Enero 2012
Diciembre 2011:
Edición Revista Paula Diciembre 2011
Noviembre 2011:
Edición Revista Paula Noviembre 2011
Octubre 2011:
Edición Revista Paula Octubre 2011
Setiembre 2011:
Edición Revista Paula Setiembre 2011
Agosto 2011:
Edición Revista Paula mayo 2011
Julio 2011:
Edición Revista Paula mayo 2011
Junio 2011:
Edición Revista Paula junio 2011
Mayo 2011:
Edición Revista Paula mayo 2011
Abril 2011:
Edición Revista Paula Abril 2011
Marzo 2011:
Edición Revista Paula Marzo 2011
Febrero 2011:
Edición Revista Paula Febrero 2011
Enero 2011:
Edición Revista Paula Enero 2011
Diciembre 2010:
Edición Revista Paula Diciembre 2010
Noviembre 2010:
Edición Revista Paula Noviembre 2010
Octubre 2010:
Edición Revista Paula Octubre 2010
Setiembre 2010:
Edición Revista Paula Setiembre 2010
Agosto 2010:
Edición Revista Paula Agosto 2010
Julio 2010:
Edición Revista Paula Julio 2010
Junio 2010:
Edición Revista Paula Junio 2010
Mayo 2010:
Edición Revista Paula Mayo 2010
Abril 2010:
Edición Revista Paula Abirl 2010
Marzo 2010:
Edición Revista Paula Marzo 2010
Febrero 2010:
Edición Revista Paula Febrero 2010
Enero 2010:
Edición Revista Paula Enero 2010
Diciembre 2009:
Edición Revista Paula Diciembre 2009
Noviembre 2009:
Edición Revista Paula Noviembre 2009
Octubre 2009:
Edición Revista Paula Octubre 2009
Setiembre 2009:
Edición Revista Paula Setiembre 2009
Agosto 2009:
Edición Revista Paula Agosto 2009
Julio 2009:
Edición Revista Paula Julio 2009
Junio 2009:
Edición Revista Paula Junio 2009
Mayo 2009:
Edición Revista Paula Mayo 2009
Abril 2009:
Edición Revista Paula Abril 2009
Marzo 2009 :
Edición Revista Paula Marzo 2009
Febrero 2009:
Edición Revista Paula Febrero 2009
Enero 2009:
Edición Revista Paula Enero 2009
Diciembre 2008:
Edición Revista Paula Diciembre 2008
Noviembre 2008:
Edición Revista Paula Noviembre 2008
Octubre 2008:
Edición Revista Paula Octubre 2008
Setiembre 2008:
Edición Revista Paula Setiembre 2008
Agosto 2008:
Edición Revista Paula Agosto 2008
Julio 2008:
Edición Revista Paula Julio 2008
Junio 2008:
Edición Revista Paula Junio 2008
Mayo 2008:
Edición Revista Paula Mayo 2008
Abril 2008:
Edición Revista Paula Abril 2008
Marzo 2008:
Edición Revista Paula Marzo 2008
Febrero 2008:
Edición Revista Paula Febrero 2008
Enero 2008:
Edición Revista Paula Enero 2008
Diciembre 2007:
Edición Revista Paula Diciembre 2007
Noviembre 2007:
Edición Revista Paula Noviembre 2007
Octubre 2007:
Edición Revista Paula Octubre 2007
Setiembre 2007:
Edición Revista Paula Setiembre 2007
Agosto 2007:
Edición Revista Paula Agosto 2007
Julio 2007:
Edición Revista Paula Julio 2007
Junio 2007:
Edición Revista Paula Junio 2007
Mayo 2007:
Edición Revista Paula Mayo 2007
Abril 2007:
Edición Revista Paula Abril 2007
Marzo 2007:
Edición Revista Paula Marzo 2007
Febrero 2007:
Edición Revista Paula Febrero 2007
Enero 2007:
Edición Revista Paula Enero 2007
Diciembre 2006:
Edición Revista Paula Diciembre 2006
Noviembre 2006:
Edición Revista Paula Noviembre 2006
Octubre 2006:
Edición Revista Paula Octubre 2006
Setiembre 2006:
Edición Revista Paula Setiembre 2006
Agosto 2006:
Edición Revista Paula Agosto 2006
Julio 2006:
Edición Revista Paula Julio 2006
Junio 2006:
Edición Revista Paula Junio 2006
Mayo 2006:
Edición Revista Paula Mayo 2006
Abril 2006:
Edición Revista Paula Abril 2006
Marzo 2006:
Edición Revista Paula Marzo 2006
Febrero 2006:
Edición Revista Paula Febrero 2006
Enero 2006:
Edición Revista Paula Enero 2006
Diciembre 2005:
Edición Revista Paula Diciembre 2005
Noviembre 2005:
Edición Revista Paula Noviembre 2005
Octubre 2005:
Edición Revista Paula Octubre 2005
Junio 2005:
Edición Revista Paula Junio 2005
Mayo 2005:
Edición Revista Paula Mayo 2005
Abril 2005:
Edición Revista Paula Abril 2005
Marzo 2005:
Edición Revista Paula Marzo 2005
Febrero 2005:
Edición Revista Paula Febrero 2005
Enero 2005:
Edición Revista Paula Enero 2005
Diciembre 2004:
Edición Revista Paula Diciembre 2004
Noviembre 2004:
Edición Revista Paula Noviembre 2004
Octubre 2004:
Edición Revista Paula Octubre 2004
Setiembre 2004:
Edición Revista Paula Setiembre 2004
Agosto 2004:
Edición Revista Paula Agosto 2004
Julio 2004:
Edición Revista Paula Julio 2004
Junio 2004:
Edición Revista Paula Junio 2004
Mayo 2004:
Edición Revista Paula Mayo 2004
Abril 2004:
Edición Revista Paula Abril 2004
Marzo 2004:
Edición Revista Paula Marzo 2004
Febrero 2004:
Edición Revista Paula Febrero 2004
Enero 2004:
Edición Revista Paula Enero 2004
Diciembre 2003:
Edición Revista Paula Diciembre 2003
Noviembre 2003:
Edición Revista Paula Noviembre 2003
Octubre 2003:
Edición Revista Paula Octubre 2003
Setiembre 2003:
Edición Revista Paula Setiembre 2003
Agosto 2003:
Edición Revista Paula Agosto 2003
Julio 2003:
Edición Revista Paula Julio 2003
Junio 2003:
Edición Revista Paula Junio 2003
Mayo 2003:
Edición Revista Paula Mayo 2003
Abril 2003:
Edición Revista Paula Abril 2003
Marzo 2003:
Edición Revista Paula Marzo 2003
Febrero 2003:
Edición Revista Paula Febrero 2003
Enero 2003:
Edición Revista Paula Enero 2003
Diciembre 2002:
Edición Revista Paula Diciembre 2002
Noviembre 2002:
Edición Revista Paula Noviembre 2002
Octubre 2002:
Edición Revista Paula Octubre 2002
Setiembre 2002:
Edición Revista Paula Setiembre 2002
Agosto 2002:
Edición Revista Paula Agosto 2002
Julio 2002:
Edición Revista Paula Julio 2002
Junio 2002:
Edición Revista Paula Junio 2002
Mayo 2002:
Edición Revista Paula Mayo 2002
Abril 2002:
Edición Revista Paula Abril 2002
Marzo 2002:
Edición Revista Paula Marzo 2002
Febrero 2002:
Edición Revista Paula Febrero 2002
Enero 2002:
Edición Revista Paula Agosto 2002
Diciembre 2001:
Edición Revista Paula Diciembre 2001
Noviembre 2001:
Edición Revista Paula Noviembre 2001
Octubre 2001:
Edición Revista Paula Octubre 2001
Setiembre 2001:
Edición Revista Paula Setiembre 2001

2014 / 2013 / 2012 / 2011 / 2010 / 2009 / 2008 / 2007 / 2006 / 2005 / 2004 / 2003 / 2002 / 2001 /
Ver todas las ediciones

¿Proponenos el próximo Top 10?

Proponenos un tema para que generemos juntos el próximo Top 10.

HORÓSCOPO / Escorpio

Es el signo de la profundidad emocional y puede enfrentar hasta la muerte por defender sus sentimientos. como ...

Normas Generales de Participación

1) El País S.A. ofrece diversos ámbitos para ejercer la libertad de expresión y estimular el saludable hábito democrático del debate y la reflexión colectiva. Todos los usuarios registrados pueden participar en nuestros Comentarios, Foros, Blogs, Periodismo Ciudadano, etc., pero al hacerlo asumen responsabilidades que deben conocer y aceptar.
2) En beneficio de esas libertades que se procura promover, la Revista Paula de El País acogerá contenidos ofrecidos por los usuarios en el entendido de que quienes los remiten son responsables de ellos. Por tanto El País S.A. no es responsable por expresiones que le son ajenas y advierte que no necesariamente las comparte. Al ejercer el derecho de participar se nos exonera del compromiso de confidencialidad respecto a su identidad en caso de litigio, puesto que son los respectivos usuarios y no nosotros los responsables de sus actos. 
3) Sólo pueden participar en estos ámbitos los usuarios previamente registrados, que aceptaron nuestras normas de comportamiento.  
4) No todos los contenidos ofrecidos por los usuarios serán reproducidos; El País S.A. se reserva el derecho de escoger entre los contenidos que se le ofrezcan y de retirarlos sin dar razones
5) Ocasionalmente El País S.A. puede considerar que algún contenido (texto, fotos, videos, etc.) aportado por un usuario tiene interés suficiente para ser difundido en nuestras versiones digital e impresa, así como en sitios aliados o asociados en cuyo caso se hará referencia al autor respetando su nombre o su seudónimo. Al aceptar las presentes Normas de Participación, el usuario debe tener presente que está cediendo su derecho de uso sin costo y sin ninguna otra retribución
6) Quienes no compartan estas Normas de Participación no están autorizados a participar en la Revista Paula de El País

Normas de Comportamiento de La Revista Paula

Sin perjuicio de las advertencias formuladas en las Normas de Participación, los usuarios que opten por participar deben leer detenidamente las prohibiciones y recomendaciones que se describen.
1) No se atentará contra el derecho a la intimidad, al honor y a la propia imagen o nombre.
2) No se introducirán contenidos ofensivos o discriminatorios contra personas o grupos de ellas. Esta disposición se extiende a contenidos eventualmente considerados inmorales o pornográficos.
3) No se promoverá la violencia, el incumplimiento de normas vigentes, o el boicot contra personas, empresas o instituciones, incluyendo otros blogs.
4) No se introducirá información confidencial ni propia ni ajena y se respetarán estrictamente los derechos de autor de terceras personas, empresas o instituciones, incluyendo fotos, videos y marcas.
5) No se utilizará la Revista Paula de El País para prácticas comerciales o publicitarias.
6) Se velará por el respeto de las ideas ajenas, así como por el rigor y veracidad de los argumentos. Se contribuirá al respeto del  derecho a la libertad de expresión y de información.
7) Los usuarios tendrán la posibilidad y la obligación moral de "reportar abuso" en caso de contenidos que consideren afecta algunos de los valores que procuramos preservar por encima de las libertades que deseamos otorgar. Un contenido "denunciado" será instantáneamente descartado y enviado a nuestra Administración de Participación
8) Las decisiones de la Revista Paula de El País, incluyendo desde la supresión de un contenido hasta la expulsión de un usuario registrado, son inapelables.
9) Quienes no compartan estas Normas de Comportamiento, no están autorizados a participar en la Revista Paula de El País.